Los Jardines de la Casa del Rey Moro, ha recuperado tras más de 20 años en paradero desconocido, una de las reliquias más simbólicas de esta infraestructura, la denominada ‘Fuente del Paraíso’. Se trata de uno de los emblemas del inmueble y sus zonas ajardinadas que tras más de dos décadas de extravío, vuelve a su lugar de origen. Esta fuente que adquiriera en París la Duquesa de Parcent, es desde donde parte todo el agua que riega al completo el jardín diseñado por el renombrado Jean Claude Forestier, que cuenta con la catalogación de Bien de Interés Cultural (BIC), es decir, la máxima figura de protección de la legislación española. La fuente, que data del siglo XVIII, principios del XIX, ha sido restaurada por la empresa ‘Dédalo Bienes Culturales S.L.’.

Fernando Amores, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla, que ha estado en la presentación ante la prensa de la ‘Fuente del Paraíso’, ha explicado algunos detalles de este nuevo elemento que ya forma parte del espectacular Jardín de la Casa del Rey Moro donde conviven más de medio centenar de especies botánicas. «Es muy peculiar, tiene dos partes: una taza octogonal y un farol. Cuenta con inscripciones en árabe que significan Salvación eterna y que se pueden leer de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. La fuente es una evocación del paraíso islámico en cierto modo», ha relatado Amores.