La Mina de Agua

La Mina de Agua fue construida en el siglo XIV para mejorar las defensas de Ronda. Aprovechando una grieta natural en la pared del Tajo, se excavó una galería para alcanzar el del río y extraer el agua a través de una gran noria. La fortificación de la parte inferior del conjunto permitía hacerlo de forma segura en tiempos de asedio.

La Mina de Agua es una de las principales obras de ingeniería hidráulica construidas en el Reino Nazarí durante el siglo XIV. En la actualidad, es la mejor conservada de Andalucía.

Su propósito era extraer agua desde el río para suministrarla de manera segura a la población amurallada en casos de asedio. Por tanto, junto a las murallas de Ronda, formaba parte de su sistema defensivo.

Se construyó en la época en que el Rey Abomelic gobernó la ciudad. Para ello, la grieta que existía en la pared del Tajo se excavó en profundidad, buscando el lecho del río: se tallaron escalones en la roca para crear una galería descendiente, cubierta con bóvedas.

En el descenso se encuentra la Sala de la Noria, llamada así por albergar la gran noria usada para extraer el agua. La estrechez de la galería impedía el acceso de animales, por lo que este ingenio debía ser accionado por personas:

eran los esclavos cristianos los que la hacían girar, cargaban los zaques de agua y, a continuación, subían con ellos por la galería de vuelta a la ciudad. En varios puntos de la galería, los reposaderos servían para apoyar estos zaques y facilitar el ascenso.

Más abajo de esta sala la construcción estaba fortificada con una torre. En su interior se encuentra la Sala de Armas, donde se guardaban pertrechos, se alojaba a la guarnición y se repelían los ataques con flechas o líquidos hirviendo.

Para facilitar la defensa, existía un pozo en un nivel inferior. Estaba en la Sala de los Secretos, que recibe este nombre por el curioso efecto sonoro que provoca su cúpula: una voz susurrada a una de las esquinas multiplica su sonido hasta oírse con claridad en otra de ellas.

En la parte más baja de esta torre, una pequeña puerta abierta hacia el río servía para la huida.