La Casa del Rey Moro. Historia

La Casa del Rey Moro es un conjunto monumental único por su interés histórico, clave en la historia de la Reconquista y en la defensa de la ciudad, a lo largo de la historia.

El conjunto se compone de tres elementos: la Mina de Agua, la Casa y el Jardín.

  • La Mina de Agua de época nazarí (uno de los ejemplos mejor conservados en España).
  • La Casa de estilo neomudéjar concebida por la Duquesa de Parcent a principios del siglo XX a partir de la unión de viviendas del s. XVIII (actualmente en restauración).
  • El Jardín diseñado por Jean Nicolas Forestier en 1912 por encargo de la Duquesa (primera obra reconocida del francés en nuestro país).

Forestier proyecta un jardín mediterráneo, que combina la influencia del clásico jardín hispanomusulmán con el diseño geométrico del jardín francés. Adapta su trazado al estrecho solar en desnivel en el que se asienta, salvado con el diseño de tres terrazas. Aprovecha la potencia del terreno instalando miradores al Tajo y a las montañas.

La Mina de Agua es una compleja obra de ingeniería hidráulica para uso militar. Se construye aprovechando una grieta natural oculta en la pared del Tajo. Su visita propone un recorrido único en descenso hasta el lecho del río Guadalevín (a unos 60 metros de profundidad) a través de una galería que nos traslada a un paraje natural de enorme belleza.

Actualmente son visitables la Mina de Agua y el Jardín Histórico.

Familia Salvatierra

 

Desde principios del siglo XVIII, la Casa del Rey Moro pasó por varias manos hasta que en 1767 la adquirió Jacinto Salvatierra y Tabares. Este propietario ennobleció la vivienda con una portada en la que figuraba el escudo de armas de la familia, hoy destruido.

Esta familia pertenecía a un antiguo linaje vinculado a la conquista de Ronda en el siglo XV: su antepasado, Vasco Martín de Salvatierra, había sido continuo de los Reyes Católicos; es decir, era uno de los 100 miembros de la guardia del rey que custodiaban su palacio. Como recompensa a su participación en la conquista de Ronda, recibió una casa en el repartimiento de la ciudad musulmana: más tarde se convertiría en el suntuoso Palacio de los Marqueses de Salvatierra que se sitúa frente a esta Casa del Rey Moro.

 

 

Después de que Jacinto Salvatierra comprara esta casa, en 1795, su sobrino, Bartolomé Félix de Salvatierra y de la Barra se convirtió en el primer Marqués de Salvatierra, con la creación del marquesado por orden de Carlos IV. Más tarde, vendió la Casa del Rey Moro a un sobrino político y, de esta manera, el monumento fue heredado por distintos miembros de la familia hasta que lo compró el multimillonario americano Lawrence Perin.