La Casa del Rey Moro. Historia

La Casa del Rey Moro es un conjunto monumental único por su interés histórico, clave en la historia de la Reconquista y en la defensa de la ciudad, a lo largo de la historia.

El conjunto se compone de tres elementos: la Mina de Agua, la Casa y el Jardín.

  • La Mina de Agua de época nazarí (uno de los ejemplos mejor conservados en España).
  • La Casa de estilo neomudéjar concebida por la Duquesa de Parcent a principios del siglo XX a partir de la unión de viviendas del s. XVIII (actualmente en restauración).
  • El Jardín diseñado por Jean Nicolas Forestier en 1912 por encargo de la Duquesa (primera obra reconocida del francés en nuestro país).

Forestier proyecta un jardín mediterráneo, que combina la influencia del clásico jardín hispanomusulmán con el diseño geométrico del jardín francés. Adapta su trazado al estrecho solar en desnivel en el que se asienta, salvado con el diseño de tres terrazas. Aprovecha la potencia del terreno instalando miradores al Tajo y a las montañas.

La Mina de Agua es una compleja obra de ingeniería hidráulica para uso militar. Se construye aprovechando una grieta natural oculta en la pared del Tajo. Su visita propone un recorrido único en descenso hasta el lecho del río Guadalevín (a unos 60 metros de profundidad) a través de una galería que nos traslada a un paraje natural de enorme belleza.

Actualmente son visitables la Mina de Agua y el Jardín Histórico.

Jean Claude Nicolas Forestier: el Jardín

 

El paisajista francés Jean Claude Nicolas Forestier es el creador del Jardín de la Casa del Rey Moro. Su llegada a España está vinculada a la Exposición Iberoamericana de 1929, en Sevilla.

 

 

Antes de eso, en París, había restaurado los Jardines del Pabellón de Bagatelle y los de la Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industriales Modernas, que habría de celebrarse en 1925. Ostentó la dirección los Servicios de Parques y Paseos de la ciudad, encargándose, entre otros, del Jardín del Bois de Boulogne, situado en la avenida donde Trinidad von Scholtz Hermensdorff tenía su residencia de París.

Teniendo en cuenta la actividad de Trinidad en su casa de París, reuniendo con frecuencia a los intelectuales y creadores de la época, no sería extraño que hubiera coincidido con Forestier ya entonces. Lo que se sabe con seguridad es que el paisajista recaló en España en 1911 a petición del Comité Ejecutivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 para diseñar el Parque de María Luisa de Sevilla. Fue en ese periodo cuando Trinidad von Scholtz Hermensdorff le encargó la elaboración del Jardín de la Casa del Rey Moro. Y desde 1915, el paisajista trabajó también en los jardines para la Exposición Universal que se estaba preparando en Barcelona para 1929, a petición de Cambó. Falleció en París en 1930 a los 69 años.