La Casa del Rey Moro. Historia

La Casa del Rey Moro es un conjunto monumental único por su interés histórico, clave en la historia de la Reconquista y en la defensa de la ciudad, a lo largo de la historia.

El conjunto se compone de tres elementos: la Mina de Agua, la Casa y el Jardín.

  • La Mina de Agua de época nazarí (uno de los ejemplos mejor conservados en España).
  • La Casa de estilo neomudéjar concebida por la Duquesa de Parcent a principios del siglo XX a partir de la unión de viviendas del s. XVIII (actualmente en restauración).
  • El Jardín diseñado por Jean Nicolas Forestier en 1912 por encargo de la Duquesa (primera obra reconocida del francés en nuestro país).

Forestier proyecta un jardín mediterráneo, que combina la influencia del clásico jardín hispanomusulmán con el diseño geométrico del jardín francés. Adapta su trazado al estrecho solar en desnivel en el que se asienta, salvado con el diseño de tres terrazas. Aprovecha la potencia del terreno instalando miradores al Tajo y a las montañas.

La Mina de Agua es una compleja obra de ingeniería hidráulica para uso militar. Se construye aprovechando una grieta natural oculta en la pared del Tajo. Su visita propone un recorrido único en descenso hasta el lecho del río Guadalevín (a unos 60 metros de profundidad) a través de una galería que nos traslada a un paraje natural de enorme belleza.

Actualmente son visitables la Mina de Agua y el Jardín Histórico.

La Duquesa de Parcent: la gran renovadora

Trinidad voz Scholtz Hermensdorff fue la gran renovadora de la Casa del Rey Moro y una notable impulsora de la vida cultural de Ronda a principios del siglo XX.

Había nacido en Málaga en 1867, en una acaudalada familia de comerciantes con antepasados en Ronda. Con 21 años se casó con el diplomático mexicano Manuel Yturbe. La actividad diplomática llevó al matrimonio a residir en diversas ciudades de toda Europa y a relacionarse con la aristocracia internacional. Cuando tenía 25 años Trinidad dio a luz a su única hija, Piedad.

Pero al contrario que otras mujeres de su posición, Trinidad nunca se resignó al papel de esposa y madre. En su palacio de Madrid, reunía a la intelectualidad de la época y así surgió la idea de fundar la Sociedad Española de Amigos del Arte, destinada a proteger el patrimonio. Este fue el origen de la Revista de Arte Español, publicada a partir de 1912. También fue fundadora de la Sociedad Filarmónica de Madrid. 

 

 

 

Destacaba además por su actividad como coleccionista de arte, adquiriendo obras en anticuarios y promoviendo la creación contemporánea. Una de las exposiciones que impulsó recuperaba la memoria del traje regional español y se convirtió en el germen del actual Museo del Traje. Muchos de los eventos culturales que organizaba tenían carácter benéfico. 

En 1911, con motivo de la inauguración del Hotel Reina Victoria pasó unos días en Ronda. Fue entonces cuando decidió comprar la Casa del Rey Moro. El Marqués de Salvatierra, su propietario entonces, planteó como condición que la duquesa fijara su residencia en Ronda, quizá conociendo el impulso cultural que ofrecería a la ciudad. Y así fue: Trinidad compró la iglesia desacralizada junto a la Colegiata e instaló allí el Centro Benéfico Docente, una institución que ofrecía el aprendizaje de oficios artesanales a jóvenes desempleados de Ronda mientras recuperaba las tradicionales artesanías del mueble y el tejido.

Mientras tanto, impulsó importantes reformas en la Casa del Rey Moro: adquirió viviendas junto al núcleo principal de la casa, para ampliar la construcción y encargar un jardín. En ambos casos, el estilo dominante fue el neomudéjar, con reminiscencias en el arte del pasado hispanomusulmán.

Diez años después de la muerte de su primer marido, en 1914, Trinidad se casó con Fernando de la Cerda, duque de Parcent. Fue a partir de este matrimonio cuando asumió el título de duquesa de Parcent por el que es recordada.

Murió en Viena, cuando tenía 70 años, después de toda una vida como benefactora de la cultura.